Carapaz, una victoria inolvidable

Solo el llanto lo venció luego de tocar el cielo. El ciclista ecuatoriano Richard Carapaz ganó el Giro de Italia, luego de 21 intensos días y 90 horas de carrera. Es el segundo latinoamericano en lograr esta distinción, y el primer ecuatoriano en alcanzar este hito del deporte mundial.

Al llegar a la meta, se detuvo unos segundos en la alfombra rosada y, aún sobre su bicicleta, lloró. Esa emoción infinita no fue interrumpida por nadie. Después de casi un minuto se bajó de la bicicleta y levantó su brazo derecho como el nuevo campeón del Giro de Italia. El primer abrazo que recibió fue el de doña Ana Montenegro, su madre. Su presencia resultó sorpresiva para Richard, al igual que la de don Antonio Carapaz, su padre. Los progenitores del gran campeón vieron su participación detrás de la tarima de premiación, a través de un teléfono móvil. “Es una emoción bien grande. No es lo mismo verlo triunfar por televisión en la casa que aquí, en vivo”, dijo don Antonio, quien vestía una camiseta gris conmemorativa del Giro.

En sus ojos había señales de llanto y tras abrazarlo lo envolvió en la tricolor, que más tarde llevó a la tarima de premiación. Luego abrazó a Tania, su esposa, que vestía con la Maglia Rosa, porque ella tenía la convicción de que su marido, a quien conoció hace diez años en las aulas del colegio, iba a coronarse campeón.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/deportes/richad-carapaz-victoria-inolvidable-familia.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)